Enterrando al Estado-nación

dom_ranEl Estado-nación ha pasado o esta pasando a la historia. No solo en el tercer mundo, donde mas de una sociedad aún atraviesa la etapa tribal de la evolución, el Estado-nación ha dejado o esta dejando de ser el escenario propicio para la batalla histórica de hoy. Viejas naciones, que cargaron millones de muertos por las guerras reñidas para glorificar sus ambiciones, terminaron por fundirse en la Unión Europea. Francia e Inglaterra, trotamundos históricas los dos, con imperios coloniales tan extensos que se decía que en ellos no se ponía el sol, dejaron de lado su patriotismo sangriento para auspiciar la reconciliación y luego la fusión.

Hay en Europa, que en materia de evolución humana es maestra y vanguardista, un contraste que sirve para revelar cuan crepuscular se vuelve el Estado-nación cuando el desarrollo de las fuerzas productivas del capitalismo alcanza determinado nivel. En la Europa occidental, las naciones que la forman, veteranas de guerra entre si, libradas para definir quien iba ser entre ellas la dueña del mundo, se han unido y jamas volverán a guerrear entre si. En cambio, las sociedades de Europa Oriental, son aún atrasadas y llevan entre ellas relaciones tensas. Colectividades diminutas como Chechenia aspiran y combaten por una soberanía que es ridícula, vista desde el punto de vista de occidente. En Europa Occidental puede haber conflictos armados en el futuro, pero no sera entre las naciones que allí libraron las dos guerras mundiales del siglo XX.

En el Tercer Mundo el crepúsculo del Estado-nación se hace menos evidente. En ello median varias causas. Las colectividades de África y de América Latina son más jóvenes que las europeas y las asiáticas, lo cual hace que la nación tenga aún posibilidades o tareas creadoras que en Europa desaparecieron hace tiempo. En América Latina, además, los conquistadores ibéricos crearon sociedades superpuestas sobre las que ellos encontraron al poner pie en tierra cuando culminaban sus viajes. La nación existía de manera tácita en algunas regiones como el Anáhuac mexicano, el Tahuantinsuyo peruano o la altiplanicie de Bogotá. Pero aún así, en América Latina la nación ya no tiene tareas sustanciales y su protagonismo histórico ya está siendo abandonado.

Esta situación, que es clave, tendría que constituir el eje de la reflexión estratégica de los grupos de vanguardia existentes tanto en Suramérica como en el caribe. Dentro del Estado-nación no cabe esperar hoy ninguna revolución. Y los movimientos que seducen o arrastran a las masas al combate resultan pronto deformados o pervertidos. El caso de los bolivarianos en Venezuela, los cocaleros de Bolivia y los renovadores de Ecuador, que en otras condiciones históricas hubieran tenido mejor destino, se han convertido en caricaturas grotescas o en sombras dramáticas porque en el marco nacional no es factible hoy la revolución como cambio superior.

Hay en América del Sur un contraste sobresaliente entre los progresos de sus fuerzas económicas y el atraso del horizonte político. La principal, la economía brasileña, nada tiene que envidiar a las importantes economías de Europa, las cuatro naciones que le siguen en importancia, Argentina, Chile, Venezuela y Colombia han alcanzado ya niveles “europeos” de desarrollo. Solo los Andes quechuas y aymaras siguen a cierta distancia en la pista del desarrollo de las fuerzas productivas y del esplendor cultural. Los progresos conseguidos desde la Segundo Guerra Mundial, han sido tan rotundos que el Estado-nación quedó o está quedando atrás en esta zona de la América Latina.

Las fuerzas políticas más avanzadas deberían actuar frente a estas realidades como vanguardia creadora. Pero dejando de lado el manido discurso bolivariano de integración. En vez de estar mirando hacia el pasado hay que marchar ya hacia delante creando realidades que sean en si mismas una superación del Estado-nacion. Tienen estas fuerzas de vanguardia una opción inmediata que dejaría, ella sola, si cuajare, bien atrás al Estado-nación. ¿Por qué las fuerzas de izquierda más avanzadas no empiezan a actuar ignorando las fronteras nacionales para realizar trabajos o faenas conjuntas en distintos campos? Podría comenzarse por el terreno reivindicativo, tanto en lo económico como en lo cultural. Convenir una estrategia común para Venezuela, Colombia y Ecuador en cuando a las tablas de salarios en los conflictos sindicales, para empezar con una tarea sencilla y trivial. Diseñar campañas comunes, como el establecimiento de objetivos idénticos frente a concretos temas de política económica. Una política internacional que sea común.

Pero no habría de detenerse allí la convergencia. Participar en campañas políticas a ambos lados de la fronteras, de manera ostensible para predicar con ese ejemplo creador o elocuente. Se trata de ir borrando las fronteras de la manera mas audaz y legitimadora, mediante la actuación indistinta de venezolanos allende la raya y de colombianos en la misma proyección. Participar unos y otros, de manera ostensible, en ambos lados de la frontera como si ésta no existiera. Es obvio que sólo sería posible actuar al unísono cuando hubiere posiciones comunes frente a un tópico cualquiera. Por ejemplo, frente a los procesos electorales sería imposible una política común, dado que en el seno de las izquierdas más avanzada existen abstencionistas y electoralistas. En estos casos, no habría una política común como es obvio, pero cada quien respetaría la posición que en su país haya adoptado el compañero que no comparta un determinado punto de vista. Hay que ir enterrando el Estado-nación.

DOMINGO ALBERTO RANGEL miembro de la Dirección Política (Provisional).

Anuncios

Acerca de vozinsurgente

Comunismo, Organización, Lucha de Clases, Marxismo, Dialéctica, Militancia, Humanidad, Ecología, Antipatriarcado,

Publicado el 6 agosto, 2009 en Politica y Comunismo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: