CARTA ABIERTA A LA CLASE OBRERA Y AL PUEBLO HONDUREÑO

NI ZELAYA NI MICHELETTI

INSURGENCIA DE TODO EL PUEBLO!!!

Ha pasado un poco más de un mes desde que se desatara la crisis hondureña. Nos hemos tomado este tiempo para realizar un conjunto de conversaciones y reflexiones que nos permitieran fijar posición desde el campo revolucionario comunista.

Rechazamos categóricamente el golpe cívico-militar efectuado en Honduras, pero no por las razones que el grueso de la mal llamada izquierda latinoamericana lo rechaza, pues ellos propugnan el respeto al sistema democrático burgués y a la no ruptura del orden constitucional. Nosotros por el contrario desconocemos este sistema democrático burgués y su orden constitucional. Un orden que mantiene en la explotación a millones de personas en este planeta no puede ser defendido por quienes postulamos la necesidad de la construcción colectiva de una sociedad distinta. La defensa de un orden que explota, hambrea, convierte en miserables a millones de seres humanos, no puede ser defendido por revolucionarios honestos. Un orden y sistema económico que envenena y destruye el planeta de manera diaria, constante y permanente no puede ser la panacea para los revolucionarios socialistas o comunistas.

La crisis hondureña

La crisis hondureña, es una crisis desatada en el seno de su propia burguesía y por ello la catalogamos como un conflicto ínter-burgués. El sector que representa Zelaya es la facción de la burguesía más tradicional y un tanto atrasada, aunque la caracterización más precisa sería la de oligarquía importadora. Este sector del bloque de dominación se encuentra perdiendo terreno frente a la otra fracción del bloque de dominación, que tiene como cabeza visible en esta crisis a Roberto Micheletti. Esta última facción está vinculada al sector exportador y volcado al proceso de globalización del capitalismo más voraz. Dado su extremada posición conservadora, se sintió amenazada por los giros falaces izquierdizante de Zelaya en el último año, a modo de imitación de los presidentes Rafael Correa o Hugo Chávez. Eso es lo que constituye lo medular de las razones para efectuar el golpe. La reforma constitucional no fue más que el argumento de oportunidad para accionar el dispositivo fascista de la acción militar.

Como se ve, allí no hay nada que beneficie a la clase obrera hondureña ni a sus sectores populares y todas las argumentaciones de los reformistas, socialdemócratas, de los cambios que implican esta reforma constitucional, son solo suposiciones y argumentos que esconden el fondo del problema. Con cualquier reforma constitucional el cuerpo fundamental de la misma continuará legalizando la explotación del hombre por el hombre y por ende la miseria, la pobreza y la hambruna en que se encuentran las grandes mayorías hondureñas.

Preguntamos hasta cuándo los sectores revolucionarios continuarán a la cola de las constituciones burguesas y defendiéndolas a morir, como si las mismas representaran algún avance para nuestros pueblos, como si las burguesías que las crearon no crearon a su vez los mecanismos para ellas violarlas a su antojo.

Parte del movimiento revolucionario continua atrapado en el discurso y políticas de convivencia pacífica que emanaron de los acuerdos de Yalta de 1945, lo que motivó las orientaciones de José Stalin para los movimientos revolucionarios a la tan mentada coexistencia pacífica con el sistema capitalista, por allí nacieron los argumentos que hoy esgrimen “camaradas” para justificar su lucha en defensa de los sistemas democráticos burgueses, en definitiva se pusieron a la cola de proyectos ajenos y continúan allí atados, revolucionarios e intelectuales que dicen de palabra no compartir los postulados del autócrata soviético que traicionó un genuino proceso revolucionario, como lo fue la revolución de consejos de obreros y campesinos de 1917. Lo apoyan indirectamente cuando suscriben la tan mentada defensa de un sistema democrático burgués.

Nada tiene que buscar el movimiento revolucionario, defendiendo las caricaturas de democracia, en que se han convertido las democracias burguesas en este continente de negros, indios y mestizos, pero más aun en toda Gaia, el sistema democrático liberal es la actual camisa de fuerza que detiene y embrutece a las grandes mayorías populares, sin permitirles ver que la única salida posible para la solución del hambre de más de mil cien millones de personas (último informe de la FAO), la solución a la gravísima destrucción del planeta, la solución a la agobiante y creciente desempleo mundial, en definitiva la solución a los múltiples y variables problemas, que hoy enfrenta la clase obrera y el pueblo en general en el planeta, pasa por la ruptura de “soluciones temporales” como lo representa la democracia liberal burguesa en toda su facetas.

Produce asco ver, como supuestas organizaciones de izquierda marchan defendiendo a un miembro de la burguesía que facilitó en sus grandes fincas la permanencia y entrenamiento a mercenarios pagados y armados por la administración de Ronald Reagan para agredir los procesos de insurgencia revolucionaria que vivió Nicaragua, El Salvador y Guatemala, como lo es Manuel Zelaya. Asquea ver como supuestos intelectuales progresistas y organizaciones de izquierda han convertido a un hijo dilecto del guerrerismo imperialista norteamericano, en un icono del movimiento popular y obrero en Centroamérica, contribuyendo con ello a aumentar la confusión y el retroceso político de vastos sectores de la población en muchos lugares del planeta.

Nos parece un contrasentido inmenso, que la clase obrera y los pueblos del mundo, en este caso particular el hondureño, continuemos colocando los muertos, en medio de las disputas y pugnas, de sectores de la clase dominante, pugnas que en nada benefician a los hacedores de la riqueza mundial, como lo es el pueblo trabajador y explotado de toda Gaia.

Lamentablemente son esos sectores también, los que sostienen las argumentaciones que el pueblo y la clase obrera no están preparadas para asumir la trasformación revolucionaria de la sociedad, pero siembran con sus acciones confusión ideológica en el seno del pueblo. Estas autodenominadas “vanguardias” ante cualquier oportunidad salen a la cola y en defensa de la institucionalidad burguesa como en este caso.

Lo correcto en estas situaciones, es que los movimientos obreros, campesinos y populares, aprovechen las contradicciones en el seno del sector dominante y abran una clara perspectiva de salir de todo el entramado burgués y avancen a la construcción de una sociedad más justa y humana. Los sectores explotados tienen hoy en Honduras una oportunidad histórica para comenzar a transitar los senderos de la propia liberación, pero esta tarea va mucho más allá de esas fronteras imaginarias.

La tarea no es reforzar el ideario colectivo en las bondades de un sistema que por mas bellezas que presente, siempre será, en definitiva, el estado que oprime de mil formas distintas al colectivo humano en cualquier rincón del planeta y más aun en un territorio como lo es hoy Honduras. Todavía hay tiempo que los revolucionarios honestos aprovechen la actual coyuntura y establezcan una propuesta distinta a la de los bloque de dominación representados por Manuel Zelaya y Roberto Micheletti.

Hoy existe la posibilidad en Honduras de la construcción de una sociedad donde los consejos obreros y populares, sean los que determinen una nueva gobernabilidad y envíen al museo de la historia al sistema capitalista de producción con todo su entramado jurídico, político y con ello a su democracia liberal burguesa.

Basta de hipocresías, pueblo y obrero hondureño, la salida a tu problemática de vida está en tus manos, tienes una oportunidad histórica, rompe de una vez, con la dicotomía entre proyectos burgueses, como los que representan Zelaya y Micheletti, avanza a construir la sociedad de comunas y consejos obreros, ese es el camino correcto.

A desechar las ilusiones en el sistema democrático burgués y prepararnos para la insurgencia revolucionaria.

2 de Agosto de 2009

Insurgencia Comunista

Dirección Política (provisional)

Anuncios

Acerca de vozinsurgente

Comunismo, Organización, Lucha de Clases, Marxismo, Dialéctica, Militancia, Humanidad, Ecología, Antipatriarcado,

Publicado el 13 agosto, 2009 en Politica y Comunismo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: