Un sistema sin Juventudes.

dar

El CNE viene abriendo cada año un periodo de inscripciones para incorporar al Registro Electoral aquellos jóvenes que llegan a la edad de votar. Según la organización, tales personas alcanzarían hoy a dos millones. Hasta ahora se han inscrito en el registro electoral doscientos mil ciudadanos, el diez por ciento del total que se encuentra dentro de la situación o categoría a que venimos refiriéndonos. Una abstención del noventa por ciento es lo que fluye en esta coyuntura tan fatal para la democracia como para el negocio, y para el Presidente de la República y sus opositores como patrones. El espectáculo de la democracia y sus líderes como animadores han dejado de seducir a los jóvenes venezolanos. Tenemos un sistema político, señoreados por Chávez y quienes lo combaten, que se caracteriza por la vetustez. Si, como dijo el General De Gaulle, la vejes es un naufragio, entonces quiere decir que al sistema venezolano de hoy reamenaza el destino del “Titanic”.

No tenemos algo futuro. Donde no hay juventud no hay vida y tarde o temprano llegará para quien se encuentre en tal posición el crepúsculo antecesor de la muerte. La juventud no sólo es ajena por completo al sistema político de hoy, tiene por él un deprecio magno. ¿No son signos evidentes de la ausencia considerable de electores en las votaciones de las Universidades nacionales? En la UCV, en una masa de cincuenta mil jóvenes, votan en las elecciones para la Federación de Centros apenas siete mil personas. Si esto no fuera suficiente, podría agregarse al candelero del análisis otro dato significativo sobre el desdén que expresa la juventud por el país de hoy. Entre los actuales dirigentes políticos de hoy, los más jóvenes, pasan de medio siglo. Ningún partido tiene Secretario Juvenil, porque de tenerlo, habría que nombrar a un abuelo valetudinario. Podría sostenerse que el manifiesto desprecio de la juventud por el voto, tal como evidencia el Registro  Electoral, es impugnable más a la irresponsabilidad y a la ignorancia que atribuirle a una posición de repudio al sistema político. Pero la juventud de hoy es más culta y más informada que la de hace sesenta y tantos años, cuando se consolidó la democracia burguesa que hoy nos rige. Jamás hubo la ausencia de juventud que hoy se nota en las más variadas expresiones del quehacer político. La juventud, de la cual surge el mayor número de peloteros venezolanos para las grandes ligas y a la cual pertenecen éxitos como la orquesta juvenil, dirigida por el joven maestro Dudamel, es la misma que ve con total indiferencia el tema de la política.
La hostilidad o la apatía de la juventud por la política, sentimientos que deben ser estimulados con vehemencia, son el mejor índice para la esperanza. La juventud, para abrigar el desdén ola frialdad por la política, está emitiendo un juicio ideológico y moral. Sentencia así a este régimen político a caer o a naufragar a corto plazo. Donde no hay juventud no hay futuro, no puede haberlo hasta por razones biológicas. La juventud es vara con la cual se mide las posibilidades de vida de cualquier sistema y la juventud venezolana ha emitido su veredicto. Como Adán y Eva, antes de haber sido tentados por la serpiente, los jóvenes son toda ingenuidad, todo desprendimiento y entrega. La juventud es como un pizarrón virginal donde la vida no ha escrito la primera. Pero pronto tal situación será superada, la vida es la gran hechicera que no tardará en estampar allí las palabras del rumbo y del destino. Eva morderá la manzana. En Venezuela, la sociedad es la cantera de la corrupción, los jóvenes de hoy están destinados a ser los corruptos del mañana. Aquí hasta Adán se vuelve traficante no bien recibe un título universitario y Eva se prostituye. El Pentateuco venezolano se detiene en el Génesis, no hay para más. Pero no todos los jóvenes claudican o terminan siendo impostores. De cada generación queda un saldo pulcro y combativo que no se ve, pero que no se prostituye y con ese puñado que sobresalga por su verticalidad bastaría para transformarla sociedad. Aquí hay que sumergirse con los jóvenes que ni transigen ni se pervierten. Hay que ir a la sociedad marginal donde residen las mayores fuerzas que podrían realizar esa tarea. Hay algo fundamental, que no se debe soslayar ni callar, es el problema del régimen político y del camino por el cual se buscaría el poder. Empezando a la inversa, por lo más remoto, la transformación de la sociedad, diríamos que en Venezuela solo las gentes que habitan en el corazón de los barrios tendrían interés en auspiciar un drástico vuelco de potestades. En cuanto a las vías por conquistar el poder, sólo al margen de la Constitución sería posible lograr un cambio total de los sillares de la sociedad. El fracaso del régimen bolivariano, estruendoso y completo, es suficiente para insistir en la abstención frente a todo el proceso electoral.
No auspiciamos el golpe de cuartel como alternativa. La presidencia de Chávez es suficiente para dejar cualquier proyecto de aventura militar en la cuneta. Después de esta experiencia, el golpe militar, o el golpe de estado, quedará enterrado no solo por una, sino por varias generaciones. Si los partidos fueron ineptos, los militares de Chávez demostraron que en materia de deshonestidad e incompetencia no hay quien les supere. El régimen bolivariano ha sido prodigio en ejemplo de nulidad y de impertinencia política.
Por fortuna, estos militares acaban de demostrarnos cuan destemplado sería imitarlos. Esto, en un país parece amar loas charreteras, es fundamental. El transito del comandante por el poder ha sido aleccionador y oportunísimo.

Escrito por el camarada
Domingo Alberto Rangel,
Miembro de Insurgencia Comunista

Anuncios

Publicado el 17 agosto, 2010 en General. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: