EL PUEBLO VENEZOLANO SE ALZA POR LA PAZ, POR SU SOBERANIA PATRIA, POR LA DEFENSA DE SU REVOLUCION

Hoy cuando el compromiso patriótico y militante nos convoca, dispuestos estamos a asumir el reto histórico que representa la coyuntura actual.

 Nos juntamos como hermanas y hermanos de una misma causa revolucionaria en este CONSEJO POPULAR REVOLUCIONARIO, queremos en primer lugar anunciar a todo el país y organizaciones del movimiento y poder popular, que la decisión de constituir a nivel nacional este Consejo y el comienzo de su multiplicación en todas las regiones, comunidades, centros de trabajo y producción, obedece en primer lugar a una sola razón: no aceptaremos que fuerzas invasoras, aupadas y defendidas por grupos contrarrevolucionarios de la derecha política fascista (principalmente Voluntad Popular y Primero Justicia), pretendan acabar con la unidad territorial de nuestra nación y a partir de allí, legitimar la entrada de armas y mercenarios en todo el territorio con el fin de crear las condiciones de una guerra civil entre los venezolanos, destrozando todo derecho de paz, soberanía, democracia y libertad.

 Tomamos con mucha serenidad lo que está pasando pues está en juego la soberanía integral de la patria, haciendo que aflore en cada uno de nosotros la necesidad de construir un bloque inmenso de articulación de fuerzas populares que diga “basta ya” a los enemigos de adentro y de afuera. Hemos decidido por ello avanzar en un proceso pacífico, pero que a nadie se le olvide que somos los hijos e hijas de guerreros que desde la lucha contra la conquista colonizadora hasta acá, hemos dado la vida por la causa de la libertad y la autodeterminación de nuestro pueblo, armados hoy de valores y experiencias.

 La violencia a través de la cual se han expresado agentes paramilitares infiltrados  dirigiendo directamente las guarimbas, incentivadas dentro de las localidades anuentes a su odio y resentimiento prefabricado en sus laboratorios mediáticos, y que ya le ha costado la vida a más de dos decenas de compatriotas, no es más que la antesala de una escalada mucho más violenta y sangrienta dirigida desde teatros de operaciones externos que utilizan como payasos oportunistas y ambiciosos a los principales dirigentes opositores, manipulan el legítimo derecho a la protesta de amplias capas de la clase media, sobre todo en las grandes ciudades, hasta llegar a generar el momento oportuno para desplegar todo este horror fratricida, buscando quebrar la unidad de las FANB.

 Como revolucionarios jamás nos enfrentaremos a ninguna causa donde se exprese la auténtica rebeldía e incluso subversión de las clases pobres y trabajadoras. Por el contrario, como nos tocó hacer aquel 27 de febrero del 1989, seríamos los primeros en unirnos a ella y ayudarla a arribar a los fines emancipadores que toda revolución verdadera necesita. Pero este no es el caso en absoluto. Dadas las características sociales y culturales en que se han formados nuestras clases medias, el individualismo, el consumismo, el miedo a  igualdad y el cambio, este movimiento es eminentemente contrarrevolucionario.

 Los problemas materiales acumulados hoy en día, producto de muchos errores cometidos en estos años de proceso Bolivariano, la sobrevivencia de un Estado corrupto y burocrático que no termina de morir, la reproducción del modelo económico y rentista de defalco permanente, público y privado de nuestras riquezas y el saboteo económico que reproducen sin descanso, estos grupos fascistas con el apoyo del paramilitarismo uribista colombiano,  abonó el camino para que el fascismo empleado servil del imperialismo, utilizara la protesta y energías juveniles unida a ella, para reventar por completo toda esperanza revolucionaria y reapropiarse de la renta energética y petrolera de nuestro país así tengan que condenarlo a esta tragedia genocida.

 Si logran sus objetivos, serán estos vende patrias ligados a los intereses del narcotráfico, de la gran burguesía y los imperios transnacionales particularmente norteamericanos, los únicos favorecidos. No será la señora que odia el chavismo y no soporta las colas por la escasez de productos, ni siquiera el estudiante que optando por una militancia anticomunista y de derecha, no percibe quiénes serán los beneficiarios.

Les advertimos que son a estas alturas, unas pobres marionetas de lo más perverso y degradante de las élites latino y norteamericanas, así se sientan en el clímax de su rebelión. Se lo advertimos y hacemos un llamado a su conciencia, al amor a su país, a unirse a la rebeldía del pueblo en lucha, rechazando de manera tajante la conspiración de sus amos que son también sus enemigos, recordándoles el sabio deber que nos impone la constitución bolivariana de honrar y defender la patria independientemente de cualquier tipo de corriente ideológica.

Entramos en un estado de preguerra impuesta, donde la primera obligación revolucionaria es preservar la paz en nuestro país y recuperar nuestra soberanía, comprendemos y apoyamos las iniciativas del gobierno del presidente Nicolás Maduro, respetando sus opciones y estrategias de diálogo a través de las mesas.

Sin embargo, ya sabemos perfectamente que a estas alturas no será la burguesía parásita, a quien no descansa el Estado de llenarla de las riquezas que le pertenecen a todo el pueblo venezolana, garantía alguna de paz, como se demostró en forma  clara en el año 2002.

Igual que a la señora o al estudiante privilegiados, le advertimos al gobierno que con más promesas y dádivas de acuerdo a sus aberrantes monopolios y carteras financieras,  está dando más vitamina a sus propios enemigos y al fascismo para que acaben con el proceso Bolivariano. Le prevemos una vez más de la cantidad inaudita de agentes interesados dentro de las esferas públicas para forzar estos beneficios, tomar los propios y convertirlos en una política traidora a la revolución y el pueblo venezolano.

Y si vale una tercera advertencia, también le decimos al gobierno y la ciudadanía en general que el movimiento popular, el pueblo y la clase trabajadora en lucha en todas sus expresiones y la extraordinaria diversidad y alcance que lo define luego de 25 años de iniciada su rebelión histórica, ante una situación tan crítica como la que vivimos, no se va a quedar de mirón de palo, de marchante de apoyo o de simples tumbadores de guarimbas.

Convencidos estamos que el único freno efectivo contra las intenciones del imperio de acabar con nuestra revolución, con su pugna por demostrar que hay alternativas frente al capitalismo genocida, es la movilización masiva del pueblo en lucha. Todos estos años transcurridos de rebelión y gobierno revolucionario han creado una nueva cultura política que por más que se intente socavar con el aplastamiento burocrático de innumerables agentes de Estado, han permitido profundizar la autonomía autogobernante del colectivo y cualificar la autonomía de clase de nosotros como pueblo en lucha.

Defendemos la unidad cívico-militar. Aplaudimos la prudencia de las FANB y Policía Nacional en el tratamiento del orden público, rechazando cualquier violación a los derechos humanos a sabiendas que esto, a pesar del terrorismo fascista evidenciado, no se resuelve con la pura represión. Defendemos y apoyamos por supuesto la legalidad y legitimidad del gobierno del compañero Nicolás. ¡Somos chavistas, claro que sí! Ahora, en todo este contexto, las organizaciones revolucionarias y el poder popular tienen que construir su propia agenda de unidad y acción. Se trata de asumir su propio reto ante la majestuosa conspiración de la cual es víctima nuevamente toda nuestra patria.

Por ello, desde la conciencia de que sólo desde el ejercicio unitario y masivo de esta autonomía revolucionaria ganada y aprendida en el fragor de este proceso, podremos derrotar de raíz el fascismo y seguir el camino revolucionario utilizando esta victoria para radicalizar un camino de liberación hoy día tan resquebrajado, hemos decidido ir construyendo una agenda de consenso que esperamos sea acogida y enriquecida localmente por todas las expresiones del movimiento popular y revolucionario.

Se trata de defender nuestras comunidades, establecer un plan coordinado desde lo local hasta lo nacional de defensa conjunta, garantizando el alimento, las comunicaciones, la medicina, los centros de salud y abastecimiento, mercadeo, los recursos de transporte, el libre tránsito, los centros productivos de propiedad social, pública o privada, la vida de los individuos que el terrorismo de los francotiradores y paramilitares ya ha costado tantas vidas a civiles y militares, la participación de todas las bases del poder popular en las actividades a emprender.

 Se trata de garantizar desde lo pequeño a lo grande,  que ¡no pasarán!, que primero está la vida de tod@s nosotros antes que sus horrendas intenciones criminales, despóticas y opresoras.

Se trata de mantener en movilidad y respuesta permanente de resistencia y acción a todas las bases del pueblo que hoy en día ya empiezan a vomitar el plan demoníaco que estos se proponen y manifestar su “digna rabia” ante él. Aumentar nuestra capacidad de distribución horizontal de productos mediante las redes de economía social y fortalezas productivas sobretodo de alimentos y bienes de primera necesidad. Solidarizarnos a través de centros de acopio y mecanismo propios de envío de alimentos a todas las regiones que empiezan a vivir el hambre producto de las trancas forzadas y violentas de vías e impedimento del paso de camiones de transporte. Garantizar y profundizar así el ejercicio concreto del poder popular en todas sus dimensiones. Y finalmente y por los momentos, avanzar en un plan nacional de movilización de todas las fuerzas patrióticas y revolucionarias hacia el occidente del país particularmente el Táchira ya invadido en buena parte por el paramilitarismo. Juntos liberaremos occidente y el Táchira de esas manifestaciones de la tiranía paramilitar e imperialista, apoyando lo que será la rebelión de estas regiones contra estos bárbaros e invasores.

Llamamos a la más ferviente solidaridad de clase con el pueblo de Venezuela en lucha de resistencia contra el fascismo y el paramilitarismo, que pretende instalar un escenario de guerra civil en nuestra querida patria. Todas las mujeres y hombres de buena voluntad del mundo entero tienen el deber de movilizarse en defensa de nuestra revolución porque con ello también están defendiendo el derecho de todos los pueblos a liberarse del capitalismo

Que la maldición fascista e imperial no se equivoque. Toda nuestra solidaridad con estos pueblos, pero esto no es Ucrania ni Siria, ni Libia. Olvídense de nazis dueños de ciudades, repartiendo culatazos a cualquiera y matando y persiguiendo comunistas y judíos. ¡Este es el pueblo de Bolívar!, ¡la tierra de los libertadores!…junto a nuestro comandante Hugo Chávez en su cita una y otra vez del principio de ¡socialismo o barbarie!, para nosotros este ya es un hecho a asumir en todas sus consecuencias ya que hoy lo estamos viviendo y padeciendo de lleno. Pedimos a todos los movimientos populares, colectivos, individuos, partidos revolucionarios y del polo patriótico, a las bases del PSUV,  que dejemos cualquier escepticismo, que olvidemos las diferencias y rupturas, que ciertamente este es el momento del clarín de la patria y de la insurgencia revolucionaria de las comunidades y la clase trabajadora.

 El Consejo Popular Revolucionario propone:

 -Constituir este Consejo Popular Revolucionario Nacional, como expresión abierta y sin exclusiones de todas las organizaciones que hoy en día asumen en todas sus consecuencias el reto patriótico y revolucionario planteado.

 -Cada Consejo se entiende como una instancia de coordinación inmediata de la defensa integral de nuestro país, de movilización, como un espacio estratégico para la profundización de la revolución bolivariana y socialista.

 -Este Consejo es un espacio político independiente de todas las instancias del poder constituido y una instancia para la reafirmación de la autonomía de clase y de todos los espacios del poder popular y el pueblo en lucha.

 -Dentro de este Consejo, cualquiera de las organizaciones, movimientos, partidos, grandes o pequeños, individuos dispuesto a apoyar y participar, valen por igual, por los cual todas sus decisiones se tomarán en la medida de los posible por consenso y de acuerdo a la razón de todos.

 -Su multiplicación a nivel regional y local, de espacios sociales y de producción, supone la formación de Consejos Populares Revolucionarios como expresiones específicas de la acción colectiva de defensa integral territorial y avance revolucionario concreto.

 -El programa y los programas concretos de este Consejo y  los Consejos en todo el espacio nacional, no serán otra cosa que la expresión de las cartas de lucha que cada espacio de la lucha popular reivindique de lo local a lo nacional e internacional.

 -De acuerdo a las decisiones de coordinación, por los momentos existirán una comisión de organización y finanzas, una comisión de comunicación y propaganda y un consejo operativo permanente, además de una sala situacional que haga seguimiento permanente a los hechos en desarrollo.

 -Este Consejo acuerda la formación inmediata de centros de acopio, distribución y comercialización, en lo inmediato de alimentos y medicinas en todas las comunidades y centros de trabajo posibles, para la defensa territorial y la solidaridad con todos aquellos pueblos y ciudades que la acción fascista e invasiva prive de estos derechos básicos.

 -A parte de las actividades de organización, producción, garantía alimentaria, de salud comunicación y defensa, este Consejo asume el reto de convocar a una gran acción nacional de movilización general del pueblo, por el rescate de la soberanía nacional y la reafirmación de la esperanza socialista, encabezada por la juventud, comunidades y comuneros, campesinos, obreros y trabajadores, movimientos de resistencia negra e indígena, de mujeres, de la sexodiversidad, de la cultura en todas sus expresiones, pescadores, transportistas, motorizados, adultos mayores, discapacitados, intelectuales, religiosos, y más allá de nosotros todo aquel que ame la patria grande de Bolívar.

 -La fecha de inicio general de esta movilización general está acordada para el 13 de Abril, posterior a una acción de agitación y ruido revolucionario en todo el país y todas sus localidades el 11 de Abril, siguiendo el significado histórico de estas fechas.

 Teniendo como punto de llegada el centro de San Cristóbal en el estado Táchira el 19 de Abril, por las mismas razones simbólicas. Se trata de una Semana Santa en movilización general y por tanto será necesario acordar un mecanismo de coordinación y un mapeo de avance desde oriente hacia occidente. Siendo una movilización general nacional entendemos que ella no sólo cubre el objetivo de llegar a su meta mayor en el Táchira y acompañar la rebelión de esta región contra el despotismo fascista y la invasión paramilitar, sino de un encuentro de hermandad, de pasión patria y revolucionaria, de todo el pueblo venezolano, por cada pueblo y localidades urbanas por donde pase cada una de las columnas de esta movilización de tod@s.

 -Llegadas todas las columnas a San Cristóbal se ha propuesto iniciar allá una Asamblea Popular y Patriótica el 19 de Abril de todos los movilizados junto al pueblo del Táchira, previa a un “Encuentro de los Pueblos del Mundo” en Valera el 22 y 23 de Marzo, para la cual estamos todos convocados.

 -Este Consejo sugiere comenzar desde hoy mismo 12 de Marzo las acciones de organización, defensa y movilización general de Abril, desde hoy mismo.

 ¡No a la Guerra Civil

Todo el Poder para el Pueblo

Chávez vive, la lucha sigue!

 

 

CONSEJO POPULAR REVOLUCIONARIO

 

Asamblea de Militantes, Partido Revolucionario de los Trabajadores PRT, Partido Patria Para Todos PPT, Círculos Bolivarianos, Movimiento Guevarista Revolucionario MGR, Socialismo Revolucionario SR-CIT, Comunicadores Populares, Consejo Campesino Nacional Ezequiel Zamora CANEZ, Marea Socialista, Movimiento Comunal de Venezuela, Resistencia Antiimperialista, Consejo de Adultos Mayores del estado Sucre, La Victoria Radio Apure, FBTC, FAV, La Guarura On Line, Sindicato Único Bolivariano de Trabajadores de FOGADE SUBTRAFOGADE, Bravo Sur, Colectivo Catia de Resistencia CCDR, Colectivo Alberto Lovera, Secretariado Revolucionario de Colectivos de Aragua-Villa de Cura, Movimiento 27 de Febrero, Frente Campesino Simón Bolívar, Insurgencia Comunista, Frente Antifascista, Consejo de Trabajadores del Sector Eléctrico, Comuneros, Red de Medios Comunitarios Eje Orinoco-Apure, Frente Antifascista y Antiimperialista, Movimiento Bolivariano Revolucionario MBR-200, Sindicato de MINCI, Movimiento de Abogados de los Círculos Bolivarianos.

Anuncios

Acerca de vozinsurgente

Comunismo, Organización, Lucha de Clases, Marxismo, Dialéctica, Militancia, Humanidad, Ecología, Antipatriarcado,

Publicado el 19 marzo, 2014 en General y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: